miércoles, 21 de septiembre de 2011

Últimas Lecturas y sus Continuaciones


Finalmente terminé con dos lecturas de esas obligatorias para ser un buen amante de la Cifi. Los libros son, efectivamente dos de los que me recomendásteis en cierto momento: Trilogía de la Fundación y Dune.

Voy a decir que de los dos, me ha gustado mucho más la Trilogía de la Fundación, no tanto porque sea una historia mejor que Dune, sino por asuntos de carácter más bien "formal" que me he encontrado con la obra de Frank Herbert.

En primer lugar, y quizás lo que más ha influido para que la historia contenida en Dune no me atrayera tanto es precisamente la edición que compré, que estaba llena de faltas de ortografía, faltas de acentuación, e incluso en algún punto una traducción un tanto macarrónica. Vale, era una edición de bolsillo, pero es que no me puedo creer que se pueda bajar tanto la calidad de algo a costa de ponerlo más barato...

Por otro lado, bueno, de Dune ya me sabía todo lo que había que saberse gracias a la película de David Lynch y más aún con la miniserie que hicieron en el año 2000 y esa sí que se dejaba más bien pocos cabos sueltos y era más que fiel al libro. Oye, que no tengo nada en contra de David Lynch, pero al César lo que es del César.

Qué gran juego era el de Dune...


Por último y ya entrando en el modo de describir la historia del bueno de Frank, a mi no me convence mucho el que desde el principio se nos haga referencia a los baliset sin ni siquiera mencionar que es un instrumento musical, así como un montón de palabras extrañas y peculiares que si no fuese porque ya había visto las películas me hubiese costado leerlas (telita con el Kwisatz Haderach, Lisan Al-Gaib, Shai-Hulud y la puta en verso).

Repito, me ha gustado leerme el libro. Los personajes del Barón Harkonen, el Duque Rojo Leto Atreides, el los Sardaukar y Fremen, los gusanos, son muy buenos, pero:

La Trilogía de la Fundación es una historia, a mi modo de ver, más sencilla, más fácil de leer, con conceptos que son bastante más cercanos y bastante menos mágico-místicos. El personaje de Hari Sheldon y cómo se suceden las historias de cientos de años de distancia en la que el maestro Asimov nos presenta los nuevos personajes de cada época con una soltura y trazo inigualables. En seguida te quedas con todo, aunque sí que es cierto que los misterios de quién es el Mulo, quiénes son los integrantes de la 2ª Fundación y dónde estaba situada, era bastante predecible (se dan muchas pistas a lo largo del libro), pero no hace menoscabo al relato, ¡al contrario!

En cierto sentido tuve la sensación de estar leyendo una novela de misterio, al estilo Sherlock Holmes, donde se plantea siempre un problema que parece irresoluble pero que con el poder arrollador de la psicohistoria y su deus ex machina Hari Sheldon siempre termina solucionándose (a veces con resultados bastante inesperados).
Mi ídolo Hari Sheldon


Y ahora que ya me he leído los dos libros, me voy a poner con Ilión I: El Asedio e Ilión II: La Rebelión. Pero para cuando termine... ¿qué opináis que debería hacer? ¿Seguir leyendo alguna secuela de la Trilogía de la Fundación, de Dune, irme directamente a Olympo o echarle un ojo a otros títulos mucho más enjundiosos? ¿Antes de ponerme con Ilión debería ponerme con Endymion? Tengo entendido que no tienen nada que ver, pero cualquiera sabe...