miércoles, 28 de septiembre de 2011

Post LES

Seguro que estoy escribiendo esto con el comezón en la nuca que me pregunta ¿cómo es que el resto de bloggeros todavía no se han hecho eco con su propia crónica? Y seguro que lo tendrán todo programado para que se publique hoy mismo, pero bueno, los tsunamis son inevitables e ineludibles y alguien tiene que empezar (crónica de Steinkel mediante claro).

Me pasé por las jornadas Ludo Ergo Sum este sábado y domingo (24 y 25 de Septiembre) y pude saludar a unos cuantos maestres SGRIanos, como mi hermano, el mitómano Erekibeon (siempre al lado de alguna estrella del mundillo), Steinkel, el Doc Oc (Jon Nieve), Kane, así como otras muchas celebrities de postín en estos parajes.

Junto gran parte de los integrantes del Club de los Miércoles, estuvimos pululando por la zona dejando nuestros tesoros en el Mercadillo Benéfico esperando que gran parte de nuestra mercancía se vendiese para justificar los gastos que íbamos a realizar allí encontrando no pocas perlas de belleza friki fabulosa.


Entre mis adquisiciones arramplé con 2D16 (ojojojojóoo, ¡el dado OVNI!) y el Donjon de la Ed. ConBarba. El CdlM y yo pedimos una partida de demostración del Fauna y poco después nos fuimos a comer a un establecimiento no muy lejano, ya que los "traidores" de la SGRI y la USS Heracles realizaron maniobras sectaristas y nos dejaron en la estacada (bueno y porque les perdimos de vista :P).

Por la tarde se realizó el V Concurso Internacional de Doma de Mochogaños del que fui parte del ilustre jurado y donde pedimos a los cuidadores de estas simpáticas y venenosas criaturas que realizasen todo tipo de pruebas de recorrido de obstáculos, pasarela, doma, educación y vete tú a saber qué otras tropelías. Gracias a que llevaban unas gafas especiales pude ver el acontecimiento ¡en fascinante 3D!

Una de estas fascinante criaturas

Nombrado el campeón de tan magno evento, me puse a ayudar a Furgo colocando varias figuras de la Subasta de Eternia, en la que se vieron algunas de las figuras más míticas de los 80, junto con vehículos y bases, no te digo na. Unos cuantos muñecos encontraron nuevo dueño y hogar aunque muchos se quedaron en las jornadas hasta el cierre de la edición.

La subasta completa, antes del arrample

Después, eché un par de tiradas a la Tirada de la Suerte, pero sin resultado positivo a mi favor (pero sí para la ONG :D) y luego estuve dando vueltas por las inmediaciones contemplando el devenir de diferentes partidas de rol en vivo. En una de ellas me confundieron con algún tipo de caimán exótico y desplegué toda una danza nupcial al estilo de Louisiana, donde tengo entendido que estas criaturas abundan (quizás sus jugadores habían bebido demasiado Nestea).

Y eso fue todo por el sábado....................

EL DOMINGO

Al día siguiente, y con la promesa en el aire de jugar una partida de Yggdrassil, con Kane como máster, convencí a mi señora novia Heriss para que se pasara por las jornadas y ahí pasamos todo el día. La partida con Kane no se pudo realizar así que nos pusimos a hacer acopio de frikadas como 2D8 y 1D20 con aspecto de cubito de hielo, un Zochiedro (1d100), 1D34 y otras raruneces. 

Yo eché un ojo al mercadillo y dí con la aventura de Los Túmulos de la Estrella (el volumen I de las Tumbas Perdidas que me faltaba) así que me agencié uno por 10 €. Eso sí, cuando llegué a casa vi que alguna página estaba con letra doble y que se leía bastante mal, algo que me jodió bastante ya que lo que yo puse a la venta estaba en perfecto estado... en fin, señores, si van a poner algo a la venta no pongan su basura, gracias ¬_¬

Pero bueno, la mañana empezaba a decaer ya que no veíamos mucho movimiento hasta que dimos con Jacobo Peña (autor de Haunted House) que se ofreció gustoso a dirigirnos una partida de su juego tanto a nosotros dos como a Furgo y otro chaval que se nos incorporó más tarde. 

La partida fue GENIAL, nos encantó a todos y encima estábamos en nuestra salsa con los personajes que nos dieron (parte del equipo de una productora de un programa de televisión). Al parecer esta aventura pronto la veremos en PDF, cuando finalicen los testeos (os adelanto desde ya que está MUY bien). El lugar de desarrollo de la partida es un pueblecito que curiosamente es el pueblo de Heriss y que, para colmo, es el lugar donde vive Jacobo así que no fueron pocas las promesas de que si nos pasamos por allí quedasemos para tomar algo y echar una partideja si se tercia :)



No pudimos terminar la aventura (y se estaba poniendo muy interesante) y nos fuimos a comer Heriss, Furgo, Bombur, Beregond y yo a un bar en el que comimos magníficamente el año pasado y no nos quedamos a la zaga este mismo año. 

Tras una copiosa ingesta, nos despedimos y Heriss y yo volvimos a las jornadas esperando poder catar alguna partideja más antes de que se cerrasen las Jornadas. Llegamos al pabellón y ya se encontraba un poco vacío (como casi siempre a la hora de comer) y yo no pude resistirme a conseguir una copia física de Haunted House después de tan buena partida. 

Estábamos ya casi decididos a irnos para casa cuando volvimos a coincidir con Jacobo (que me firmó mi ejemplar de HH), con su mujer y unos amigos que nos invitaron a una partida dirigida por Meine (es posible que lo haya escrito mal) sobre su juego propio de creación propia DELI en el que interpretamos a un grupo de mineros (ingenieros, mineros, zapadoras y una geóloga) que teníamos que investigar una mina cerrada en Almadén en la que podría haber una posible veta de platino y con un posterior saneamiento (¡esto hay que sanear!) abrirla como parque temático. 

El juego era rápido, sencillo y muy divertido. Al explorar el lugar descubrimos que un grupo de canadienses con equipo de tecnología alemana se había dedicado a cavar la zona (¡una chapuza!) donde estaría la veta de platino. Encontramos una tuneladora en la gruta y una veta de platino delante de la misma pero ni rastro de los canadienses. Los horrores y aquelarres comenzaron a surgir cuando una pifia de mi característica de suerte me hizo acercarme a la veta para sacarle una foto y ver como unas pinzas se cerraban sobre mi mano cercenándola. Después de eso, y con muchas risas mediante, nos enfrentamos con un grupo de hormigas gigantes que nos iban a devorar vivos si no es porque finalmente conseguimos salir pitando hasta la superficie (y no os digo nada la cantidad de planes descabellados que surgieron para zafarnos de esas criaturas). Mi personaje casi muere pero al final, gracias a una de las zapadoras, me consiguieron sacar vivo.

Dramatización del momento...

Vamos, muy divertido también. 

Probamos suerte otra vez en la Tirada de la Suerte (esta vez Heriss) y sacó un ¡100! en su primera tirada. Lo malo es que después salió un 17 y no conseguimos superar el récord del momento que estaba en 192 (la verdad es que estaba bastante imposible). 

En fin, al cierre, estuvimos en la Subasta Solidaria (ganó un chaval que se llevó una cesta con 200 € en premios (un Mansion of Madness de Egde entre ellos)), recogí mis ganancias del mercadillo (0 €, así que les dije que se quedaran los libros a excepción de los de Juego de Tronos que me los llevé para casa otra vez) y después nos quedamos a la Puja Solidaria donde algunas cosas se pujaron hasta cantidades exorbitadas - casi siempre por los mismos miembros de la organización - y otras que se adjudicaron por incluso menos precio del que tendrían dicho artículos sin las firmas de sus autores (como un AdlMdE, o el poster firmado por Manzanedo, que me da vergüenza decir la cifra). 

Yo no podía pujar por nada, porque al fin y al cabo me había gastado bastante dinero en las jornadas y encima no había recuperado nada en el mercadillo, pero la verdad es que siendo para la causa para la que iba destinado todo el dinero sí que podríamos habernos rascado un poco más el bolsillo (aunque la organización nos "echó la bronca", lo que tampoco me pareció un buen detalle, pero oye, que no fue nada grave ni desmereció el acontecimiento). 

De haber estado ese día tanto Ricardo y Diego (del Club de los Miércoles) como mi hermano, así como Carlos Pizarro, Guillermo Peral y otros tantos que conocía y no estaban allí, se hubiesen llevado algún regalo del sorteo final del cierre de la edición, pero oye, no podía reclamar los premios en su nombre, así que la próxima vez ¡ya sabéis que tenéis que hacer!

Uf, que ladrillaco, con esto me puedo cimentar un castillo. Lo siento a los que habéis llegado hasta aquí :P