lunes, 10 de mayo de 2010

Yo también sé escribir cosas molonas (parte I)

Aquí os dejo con un ritual de unos guerreros bárbaros de nuestra ambientación de rol en vivo (Terra Incógnita): Los Sjoolgaards.

Para entender muchas de las referencias, si os interesa, os remito directamente a la web (pinchad arriba).

RITUAL A DAANU, LA MADRE TIERRA

A las puertas de Kathjaal llamo con la fuerza de mi voz y mi valor. A ti te convoco, oh Lathiir, tú que custodias el reino donde Daanu nos enviará algún día. Humilde me postro ante tu sabiduría, y te ruego me envíes una Inspiración que dé alas a mis palabras en esta hora aciaga. El clan Angnarson te ofrece sus vidas, gustosos, para defender tu palacio. Yo te imploro que aceptes nuestra ofrenda y que no nos llames a tu reino si no es con una espada en la mano y la sangre de nuestros enemigos cubriendo nuestro pecho, nuestra frente y nuestros pies.

Ya siento el poder de la Inspiración que me enviaste, pues ha viajado rauda con los fuertes vientos de nuestra madre Daanu. A ti te imploro, Señora del Mundo, que traes a la vida a tantos valerosos héroes. Tú, sabia madre, a la que todos respetamos y nos postramos ante tu majestad, señora de los vientos, la tierra, el fuego y las corrientes fluviales. Tú, oh diosa, única fuente de vida y de muerte, yo te imploro que nos entregues tu favor en la batalla y que bendigas este lugar con tu fuerza. Trae la muerte a nuestros enemigos, aquellos que asedian los palacios de tu esposo en el Kathjaal y ensucian tu vientre con la sangre de los hijos de Sjool.

Maldice a Rurik y su negra prole, y a los demonios que adoran en la Oscuridad al amparo de la noche. Que la sangre que beben se les vuelva veneno en sus bocas, que viento y arena ciegue sus ojos, que las peñas traicioneras quiebren sus tobillos y rompan sus huesos. Danos fuerza, oh Madre, para asestar golpes certeros. Que vuelen las cabezas de nuestros enemigos con los golpes de nuestras espadas, que teman nuestro avance allá donde ondee el estandarte del Yr. Sénos propicia en campo abierto y en la espesura. Muestran a tus hijos tus caminos secretos para dar caza a nuestros enemigos. Que el manto negro de la muerte se agite con nuestro avance, que los hijos de la traición caigan fulminados como la fruta podrida de un árbol enfermo.

Llama a tus hijos, Madre, los poderosos Lathiirgaard para que nos asistan en el combate. Que no nos flaqueen las fuerzas cuando cargue el enemigo, que Raaj nos infunda valor y fiereza contra nuestros innumerables enemigos. Danos sabiduría, Kor, para encontrar el modo de vencer a esta horda sin morir en el intento, pues deseamos regresar a nuestros hogares a compartir el lecho con nuestros maridos y esposas, criar a nuestros hijos para que aprendan el valor de sus padres y Ebenii se henchirá de orgullo por no haber protegido a nuestro pueblo en vano.

A todos os convoco para que vertáis vuestras bendiciones sobre este lugar, y quede ahora, mañana y siempre consagrado a vosotros, para que la Oscuridad jamás ose profanarlo con su sombra. Alzo mi copa en tu honor Daanu y en el valor y fuerza de tus hijos, brindo por vuestra fiereza y porque no nos convoquéis al Kathjaal antes de tiempo.

Pero si es así, gustosos combatiremos junto a tu esposo para que jamás Rurik ose pisotear con sus negras sandalias el trono enjoyado de Lathiir.