martes, 14 de febrero de 2012

Plus Ten System III


¡Hola! Ha pasado mucho tiempo desde la última entrada del Plus Ten, y es que se me hace difícil sacar tiempo para escribir. En fin, he aquí otro trocito de información más acerca del sistema de juego, no mucho más, que no es plan de hacer espoiler.

Y como ya dije, toca hablar de las habilidades y los talentos.

¿Qué es una habilidad? Es aquello que uno sabe hacer. Cosas simples, así, sin más. No hay tablas de habilidades, por lo que el jugador, a la hora de hacerse la ficha, tendrá que decidir qué cosas sabe hacer. Concretando un poco más, una habilidad sería algo así como “saber leer”, “saber nadar”, “saber cabalgar”... Una vez escogido un determinado conocimiento, el master deberá aprobarlo. Es decir, el jugador propone y el master dispone.

Esto quiere decir que a un jugador puede proponer que su personaje tenga la habilidad de “saber forjar armas mágicas”, pero el master podrá denegarlo o no, en función de la aventura. Pero no se cierra ninguna puerta.

El hecho de no tener una habilidad no quiere decir que uno no pueda intentarlo. La diferencia radica en que si uno la posee podrá intentarlo sin penalizaciones u obtener un éxito automático en función de la dificultad de dicha tarea (que definirá el master).

Hay un grado más para las habilidades y es que, una vez aprendida una habilidad, se puede obtener maestría en ella, lo cual otorgaría un bonificador adicional a la hora de realizar dicha actividad e incluso enseñarla a otros.

Un sistema de habilidades como éste permite a los jugadores aprender cosas si las han practicado en la sesión y le parece bien al master, o si alguien les enseña, de modo que hay libertad para aprender prácticamente cualquier cosa, ya que no queda reducido al típico listado que sale en el libro y que, por muy extenso que sea, no refleja todo lo que podría aprender un jugador. Además, es bastante gratificante para el jugador, ya que obtendrá experiencia por aprender nuevas habilidades (sólo aprender, no maestría).

Para evitar munchkineos, el aprendizaje de habilidades queda limitado por la característica de inteligencia. Uno puede aumentar dicho límite, pero para ello deberá destinar experiencia.

Por otro lado tenemos los talentos. En la práctica son habilidades, pero me pareció bien que hubiera unas cuantas que fueran específicas de cada clase (o profesión), ya que es lo que diferencia a un guerrero de un ladrón, o de un sacerdote. Es decir, son habilidades exclusivas que uno posee por ser mercenario, o por ser un pirata. Estas sí que han sido listadas, era inevitable.

Tras un montón de horas de viaje en el Metro trabajando codo con codo con Terrax y bajo la estupefacta mirada de algunos muggles, ya tenemos la lista completa de los talentos y lo que hacen. Nos ha quedado extensa, para qué negarlo, pero son muy sencillos y se explican en 1 línea.

Y esto es todo por hoy. La verdad es que me está costando escribir sobre el tema sin hacer espoilers, pero en esencia el sistema de juego consiste en eso: una colaboración entre jugador y master, en lugar de oponerse frontalmente.

Con esto me despido. Espero tardar menos en escribir la próxima vez que, por cierto, será más interesante. Responderá a dos preguntas: ¿Hay sistema de pifias? Y, ¿qué dados se van a usar?”

¡Hasta la próxima!