martes, 28 de febrero de 2012

Campañas Memorables

Mientras seguís rumiando el primer capítulo de la ambientación de In Nomine Noctis, voy a acometer otro artículo de opinión y reflexión por mi parte, aunque no sean muy habituales de este blog (ya que me suelo ir por las ramas y esta vez no será diferente), para que conste y luego no digáis que no os avisé :P


Hoy: Campañas Memorables.

Existe un fenómeno curioso en el rol y es que de vez en cuando alguien te habla de alguna campaña de algún juego en concreto que es realmente impresonante o que la realización de la misma lleva a los personajes a cotas de gloria y poder, etc. jamás vistas hasta entonces. Sin embargo, cuando me pongo a leer sobre dichas campañas, que en la mayoría de las ocasiones son campañas comerciales de algún juego de rol importante no suelen despertar en mí demasiada atención ya que evidentemente ni la he leído y ni mucho menos la he jugado.

Y es que, no sé, me da la impresión de que mucha gente da sus opiniones sobre campañas que han leído y que les parecen maravillosas, incluso "la mejor campaña hecha para tal juego" y que, para colmo ¡jamás la han jugado! ¡Pero eso no es una buena campaña sino un libro bien escrito!

Porque yo puedo venderte muy bien la Campaña del Enemigo Interior de Warhammer 1ª Edición, ya que me la he leído y se la suele nombrar como la mejor de este juego, y te puedo decir que está la mar de bien en sus dos primeros volúmenes porque son los que he conseguido jugar con varios grupos de jugadores, pero si no te gusta el mundo de Warhammer, o peor, incluso tienes ideas preconcebidas sobre el mismo (u ¡horror! sólo conoces lo que se ha escrito de él en sus últimas encarnaciones batalliles o roleras) será muy complicado que te pares un segundo a leer sobre mi experiencia con la misma.

Si te digo que la Great Pendragon Campaign es la mejor campaña que se puede jugar a Pendragón, ahí al menos te puedo decir que sí que la he terminado de cabo a rabo y tengo un criterio sobre la misma bastante más real que lo que te podría contar cualquiera que la haya leído.

Si me cuentas que Las Mascaras de Nyarlathotep es la mejor para La Llamada de Cthulhu, te puedo creer, y me puedes decir maravillas sobre la misma, pero si no la has jugado, tu criterio para mi se termina diluyendo...

Si te cuento lo maravillosa que es la denominada Aventura del Mar que jugué con mi hermano y mis colegas, importa poco las hipérboles que use o cuánto la adjetive para describírtela, porque tú jamás podrás leer su módulo y tampoco jugarla para afirmar que tengo razón, porque es una campaña que jugamos con un grupo de colegas y jamás fue publicada.

 Si buscas "Campañas Memorables" en el Google, ésta será una de las 10 primeras imágenes que encontrarás al respecto XD

¿A qué nos lleva esto y qué conclusión saco de todo esto?

¡Cuántas campañas originales y/o no comerciales se habrán jugado en la historia de las que no tenemos noticia alguna y cuántas otras comerciales tan sólo se han comprado para leer y se ensalzan como las mejores cuando pocas veces se han jugado y mucho menos terminado! Qué injusto que unas se hayan perdido en el olvido en detrimento de otras...

Porque como se suele decir, el camino se hace andando, y las grandes campañas, jugándolas.

Nos pasa muchas veces que nos cuentan una partida de rol con la continua afirmación de "lo grande que ha sido" y yo tengo mucha imaginación y puedo pensar en cosas muy grandes, pero seguro que ni se le acerca a la experiencia, o quizás era mucho menos de lo esperado, y yo consideraría que he jugado cosas mejores.

¿Y tanta reflexión a dónde nos ha llevado? Posiblemente a ningún sitio, la verdad. Quizás uno sólo piensa que si las grandes campañas se pudiesen ver televisadas no me perdería una... o posiblemente las aborrecería, ya que los jugadores de rol no somos actores y todo lo que llegamos a imaginar durante el juego no se le acerca ni mucho menos a todo lo que podamos ver o leer o escuchar de dicha experiencia.

No obstante, a veces sí que tengo el sueño de que alguien tuviese la idea de coger unos cuantos actores profesionales, una productora y un director en condiciones y en lugar de sacar tanta peli de novelas, secuelas, precuelas y remakes podrían coger estas grandes campañas escritas, guionizarlas y mostrárnoslas al gran público en forma de serie...

Un hombre puede soñar, y un rolero como yo ya ni te cuento. Por cierto, si alguno se anima a acometer un proyecto como el que acabo de comentar, ¡recordad que lo leísteis primero en el Rincón!