lunes, 29 de agosto de 2011

¿Por qué traduzco Mazes & Minotaurs?



Esta pregunta se la han hecho unos cuantos y me la han transmitido directamente siempre que ha habido una ocasión para ello, ya que ciertamente Mazes & Minotaurs:

- Es un juego gratuito: no me aporta ningún dinero.
- Me lleva una buena cantidad de tiempo.
- Es el D&D pero con griegos.
- Lo hago en solitario junto con mi hermano.
- No es un juego de mi autoría.

Las razones son muchas, evidentemente. Fue en el 2008, con la publicación en inglés de Tomb of the Bull King (en el que mi novia y yo realizamos la portada y contraportada del mismo) que me interesé por este juego. Enamorado por su mecánica simple, esa ambientación de la antigüedad mítica, sumada a un espíritu estilo D&D con toneladas de monstruos y laberintos endemoniados.

Apenas había leído un par de cosas en inglés, aparte de mi Warhammer Fantasy RPG de 1ª edición o  Champions RPG, pero siempre con un diccionario en la mano y tardando HORAS en leer un par de páginas.

Me pareció que una aventura como Tomb of the Bull King no podía quedar tan sólo a los ojos de los anglolectores, sino en el idioma original de su autor: en castellano. Pero traducir una megaaventura sin su reglamento me parecía un poco absurdo (además que siendo tantas páginas debía coger algo de experiencia primero). Gracias a M&M me lié la manta a la cabeza, cogí fuerzas y me lancé a la traducción de un juego que merecía ser visto en castellano. 

Durante varios meses me peleé con el inglés, dejando una traducción un tanto macarrónica, bastante alejada de lo que debería ser un castellano legible. Cogía las 50 páginas de texto y me ponía a traducir a capón, con frases en voz pasiva y lo más literal posible temeroso de perder el sentido original del texto. 

Con toda esa montonera de líneas traducidas se lo entregué a mi hermano y él comenzó la tediosa labor de maquetación y revisión de un texto que, aunque correcto, seguramente era un tanto infumable.

Pero esta aventura en solitario me brindo grandes satisfacciones, pues al cabo de los meses mi experiencia traduciendo se iba haciendo más grande y cada vez me costaba menos sacar el sentido a todo. Tanto es así que cuando por fin vimos publicado el Manual del Jugador el 29 de enero del 2009, me puse inmediatamente a traducir la Guía del Maze Master

Con la Guía ya tenía el culo pelado de pelearme con ciertos términos habituales, pero ciertamente era un texto con mucha más ambientación que reglamento (algo más complicado), y la traducción fue más lenta pero para el 11 de Noviembre del 2009 la tuvimos lista para descargar (en parte porque yo traducía mientras mi hermano maquetaba el Manual del Jugador y también en parte porque para la Guía me puse a maquetar alguna sección que se nos resistía: en concreto las habilidades de los monstruos y los objetos mágicos de forma alfabética).

El 11 de febrero del 2010 salía la Égida del Maze Máster y con esta publicación me embarqué en la odisea que me enfrentaría al titán de la trilogía: El Compendio de Criaturas...

Han pasado muchos meses desde que comencé, sabedor del mucho trabajo que me esperaba. Durante todo el año 2010 (evidentemente no de forma ininterrumpida) me puse a traducir todos los monstruos de este libro de 127 páginas, repletas de criaturas míticas, mientras poco a poco iban saliendo Minotaur Quaterlies que ampliaban el bestiario con nuevos seres la mar de interesantes. Así pues, para el 23 de diciembre del 2010 tomé la decisión de no sólo incluir las criaturas del compendio sino TODAS las publicadas hasta la fecha en los MQ así como un apéndice de diseño de criaturas que apareció en el MQ6 y que creo que es imprescindible. 

No obstante, a primeros de este año el nacimiento de mi 3er sobrino era inminente y sabía que dejar la maquetación única y exclusivamente a mi hermano, además de su revisión, le llevaría un tiempo que no tenía. Así que armado de paciencia me puse a maquetar el monstruoso ejemplar que se encontraba ante mis ojos y peleándome con cada línea, con cada ilustración y con el alfabeto (que no veas lo que puede fastidiar un bicho aquí en vez de acullá) luché y luché hasta que alcancé la gloria que hoy día puede decir que he conseguido. 

Sí, la maquetación está terminada, el compendio está listo para que se revise en busca que erratas (una tarea bastante menos ardua que revisar y maquetar a la vez) y creo que para finales de año, valoración de mi hermano mediante, podremos disfrutar de un fantasbuloso PDF de ese regalo que Olivier Legrand quiso hacernos a la afición: un gran juego gratuito lleno de épica y grandes historias míticas.

¿Qué puedo decir sobre lo que preguntaba tan arriba? Pues que aunque no lo creáis, mis razones fueron egoístas en un principio, ya que aprovechaba la traducción para mejorar mi inglés y descubrir el juego según lo iba traduciendo. También me movía otro sentimiento, el de la rabia, porque un juego como éste quedase relegado a un olvido que no se merecía (al menos un olvido en nuestra comunidad rolera española) y porque siempre me he preguntado ¿si la gente se lee los libros en inglés, si los compra en inglés más que en español (como ahora me pasa), por qué nadie se anima a traducirlos (más aún cuando son gratuitos y no tienen por qué pelearse con derechos y licencias)? 

¿Qué más decir? Pues que me divierte traducirlo, me divierte leerlo y jugarlo, lo hago en solitario porque me agobiaría depender de alguien más (más allá de mi hermano) y porque de algún modo esto queda en familia.

En fin, no me enrollo más, traduzco M&M porque es uno de esos ejemplos vivientes de que la gratuidad de un producto no está reñida con su calidad. ¡Disfrutadlo! Porque esto es una promesa: ¡seguiremos traduciendo y maquetando esta obra hasta que el cuerpo aguante (o hasta que Olivier cierre el chiringuito, pero creo que queda Mazes & Minotaurs para rato)!

Y por supuesto, un grito de victoria final:

¡MURO DE ESCUDOS!