lunes, 1 de agosto de 2011

U&U: Otras fuentes de inspiración (III)

La mayoría de los blogueros se han marchado de vacaciones y sólo unos pocos valientes nos hemos quedado aquí defendiendo el fortín contra la amenaza de la desidia y la burricie, así pues aquí va otra idea para una aventura con Ufos & Uzis.

Esperemos que haya una buena razón para despertarnos de la siesta... 

Imaginemos un grupo compuesto por dos soldados profesionales, dos científicos ufólogos (uno de ellos un robot encubierto) y unos cuantos PNJs (un mecánico, un ingeniero y una piloto), es decir, un grupo de 4 PJs y 3 PNJs).

Uno de los científicos (el androide) informa al grupo que ha detectado una señal de socorro proveniente de una de las bases secretas de la organización localizada en el desierto del Sahra. El grupo se equipa para la misión y se dirigen al lugar indicado, pero cuando el Skyranger se acerca a la zona una tormenta de arena azota la nave y la obliga a aterrizar en un lugar cercano a la base.

El científico androide se queda en la nave, junto con una soldado profesional y dos de los PNJs (el ingeniero y el mecánico) mientras el otro soldado profesional, la piloto y el científico restante se dirigen a la base en un vehículo acorazado.

Cuando investigan en la base se dan cuenta que el lugar está desierto, y que no queda rastro de vida en las inmediaciones. Sin embargo, cuando visitan el centro de mando encuentran lo que parece ser los restos de una gran entidad extraterrestre que parece haber sido la responsable del mensaje de socorro y que reposa en el centro de mando con el pecho abierto desde dentro, como si algo hubiese surgido de él antes de morir. Extrañados por encontrar un extraterrestre fuera del tanque de contención de la base, el pequeño grupo se dispone a investigar el lugar, para buscar una pista que les aclare todo este misterio.

Mientras tanto, en la nave Skyranger, los PNjs se disponen a realizar reparaciones en la nave para dejarla lista para el despegue cuando la tormenta cese. La soldado profesional se conecta con el ordenador de la nave y solicita información sobre la señal de la que les ha hablado el científico y pide que se decodifique binaria de la misma. Cuando el proceso termina descubre que la señal que habían recibido no era de socorro, sino de advertencia: "Que nadie se acerque hasta que cese la cuarentena".

La soldado ya se huele la chamusquina...

El científico del segundo equipo descubre por accidente (se hunde parte de una plataforma) que en el subsótano segundo de la base hay una serie de objetos ovalados de algo menos de un metro de alto, orgánicos y que podría tratarse de... ¿huevos? Se dispone a investigar uno de ellos cuando se abre la parte superior de éste ante su presencia. En el interior parece que no hay nada (tirada de Percepción fallida), pero es tarde cuando una forma extraterrestre se adhiere a su casco y enrosca su cola alrededor de su cuello dejándolo inconsciente. Para cuando el resto de su equipo lo encuentra no encuentran el modo de separarle la criatura del casco y se lo tienen que llevar a la nave tal y como está.

Ya en la nave, el oficial de mayor rango decide que deben llevarse al científico a la base para investigar cómo separarle la criatura del cuerpo. La Skyranger despega y se dirige a la base. 

Durante el viaje hacen pruebas con la criatura y descubren, al realizar una incisión, que su interior contiene ácido molecular (muy potente) en lugar de sangre y que además, cualquier daño que se le realiza repercute en la vida del científico. 

Qué casualidad... el científico (robot) haciendo las pruebas...

Transcurre el tiempo y la soldado profesional empieza sospechar que aquí hay un complot para quién sabe qué fines. Se lo indica al otro científico (el robot) pero él lo niega. Cuando están a una hora de alcanzar su destino, el científico "abducido" parece estar en perfecto estado, pero al poco una forma extraterrestre se abre a zarpazos al exterior de su pecho y escapa hasta los conductos de ventilación de la nave. 

Poco a poco la tripulación de la Skyranger va cayendo en diversas emboscadas, hasta que apenas quedan unos pocos personajes con vida. El científico robot se desvela a la soldado profesional cuando ésta le comunica que deben destruir la nave en vuelo antes de tomar tierra, ya que de no hacerlo serán aniquilados. El robot intenta matarla pero consigue zafarse dañándolo gravemente. El robot desvela su plan (traer la forma de vida a la base y utilizar a los humanos como anfitriones del extraterrestre) y es incinerado por la soldado.

El resto de PNJs son asesinados por la criatura y la soldado activa la autodestrucción de la nave ya que el pilotaje manual no es posible al haber muerto la piloto. Se dirige a una cápsula de escape para lanzarse a tierra dejando atrás a la criatura. Es cuando va a colocarse en animación suspendida, cuando avista (tirada de Percepción exitosa por los pelos) a la criatura prácticamente mimetizada con la oscuridad de la cápsula. Con sigilo, consigue salir de la cámara de animación y haciendo uso de los mandos de control abre la escotilla de la nave en pleno vuelo, pero la criatura se queda sujeta a la puerta. Un disparo certero de su vieja uzi golpea el pecho de la criatura que sale disparada por los aires carbonizándose con la explosión final de la Skyranger

La soldado profesional queda herida por algunas salpicaduras de la sangre ácida pero aún le quedan Puntos de Vida para regresar a la base e informar de lo ocurrido. 

Es fácil ponerles nombres a todos los personajes a estas alturas de la película, pues no es sino otra adaptación de otro clásico de la ciencia ficción: Alien, el Octavo Pasajero. La teniente Ripley, como soldado profesional de nivel 1, el científico ufólogo Ash (que en realidad es un androide de nivel 1), el capitán Dallas (el otro soldado de nivel 2) y Kane (el otro científico de nivel 1), junto con los PNJs Parker, Brett y Lambert.

Otro enfrentamiento con una criatura de nivel de Apocalipsis 4 o 5 y con el equipo menos adecuado (de haber sabido que había tanto peligro, se habrían armado mejor); la Mente Maestra desde luego tiene un fino sentido del humor... 

Pero no será nada comparado con lo que será la secuela en la que un grupo de soldados profesionales (de entre nivel 2 y 3), un androide (nivel 1) y la propia Ripley (con nivel 2) se enfrenten a la amenaza que se cierne en la base secreta del Sáhara, donde un grupo de ciudadanos subsaharianos ha decidido aposentar su asentamiento principal en las inmediaciones del lugar...

¡Se van a cagar esos bichos!