domingo, 24 de octubre de 2010

Amnesia, the Dark Descent

Lo admito, me he cagado...
Este juego inmersivo, con temática de terror es realmente acojonante. Y, cómo no, tenía que estar desarrollado por los tíos de la plataforma Steam, que nos han dado tan buenos títulos como Left 4 Dead, Alien Swarm y tantos otros juegos cooperativos (algunos de ellos gratuitos). 

En esta ocasión nos encontramos con un juego en el que partes desde la premisa de que tu personaje no sabe nada ni de quién es, ni qué hace donde está (amnésico perdido el pobre). Al comienzo del juego tan sólo ves unas cuantas imágenes del interior de un castillo y cómo intentas recordar que tu nombre es Daniel. Parece ser que estás huyendo o algo parecido de algún sitio y la última imagen es cómo la cámara se desploma como si te hubieses desmayado.

Ahí empieza nuestra calvario.

Despiertas en el castillo, un lugar ominoso e inquietante. Fuera hace tiempo que se ha iniciado una tormenta bastante espectacular. 

En primer lugar, todo está en primera persona, así que lo que veas delante de ti lo estás viendo y no lo está viendo un personaje que tienes delante de la pantalla. Si puedes interactuar con un objeto aparece una mano. Si no puedes, no saldrá nada. Los objetos que te serán de mayor utilidad serán los yesqueros, la lámpara y el aceite para ésta.

Tienes dos estados de salud: uno mental y otro físico. Si te quedas a oscuras tu cordura empieza a bajar. Si tu cordura baja empiezas a ver cosas, moverte de forma extraña, tener visiones e incluso a sentir que te están golpeando (pierdes vida). Pero si hay mucha luz los monstruos te pueden ver.

Ah sí, hay monstruos siguiendo tu pista. De hecho, en una nota que encuentras en la parte alta del castillo te dice que hay una sombra que te está siguiendo, como si se tratase del mal en persona. Básicamente esa es la premisa del juego, bajar y bajar niveles del castillo en busca de alguien débil y quizás enloquecido que ha hecho algo tan terrible que estás decidido a matarle.

En fin, que aquí os dejo con un vídeo del mismo para que podáis sufrir lo que es jugar a esto: