miércoles, 29 de abril de 2015

La Montaña Soberana: Reseña


El pasado 13 de Abril a través de la Frikoteca, recibimos una gran noticia, tan grande como una montaña, y es que el megadungeon ibérico por antonomasia se ponía a la venta por el increíble precio de ¡¡0 €!! 

Tras tanto tiempo de espera (un par de años) ya le tenía ganas a este documento y en cosa de una semana me leí de cabo a rabo las 121 páginas de las que consta. Y he de decir que... no me ha gustado :( 

Pero vayamos por partes. Tomando esta valoración como la sensación general que me ha dejado, vamos a explicar los por qués de mi conclusión.

En primer lugar hay que tener en cuenta la parte subjetiva que ha influido en mi lectura del documento. Cuando me puse a leer la Montaña Soberana esperaba que los niveles que vendrían descritos hasta la cima serían una sucesión de diferentes mazmorras en una escala in crescendo de dificultad y que cada uno de sus niveles tendría una cohesión lógica entre sí. No es que sus dungeons no tengan lógica, ni que no tengan referencias unos a otros en ciertos puntos, con conexiones y entradas aquí y allá, si no que le falta un qué se yo para poder entender la montaña como un todo unificado.

A través de su lectura me dio la sensación de estar leyendo 9 niveles que (en general) bien podrían ser dungeons independientes de esta misma montaña. Aún teniendo en cuenta que, efectivamente, según la historia de la Montaña, han pasado muchos Reyes por la misma y que cada nivel tiene diferentes pinceladas de aquellos soberanos que allí gobernaron, me da la sensación de tener un batiburrillo de catacumbas interconectadas entre sí un poco sin ton ni son.

En segundo lugar, aunque no de una forma determinante, ha influido también la forma en que se ha escrito. Se nota mucho que cada autor tiene su propia forma de escribir, y ya adelanto que me ha gustado no ver apenas faltas de ortografía. Erratas sí, unas cuantas, pero faltas no, lo cual se agradece. Aún así, tenemos diferentes estilos en los que hay mayor desenfado del que yo esperaba de este texto y lo que tendría que ser una aventura muy evocadora (¡alta aventura!) a veces brilla por su ausencia: caso aparte el nivel de la cima, que me ha gustado mucho, así como el nivel 5 (sí, vale, los de mi hermano, ¿será que estoy acostumbrado a su forma de escribir?). 

En tercer lugar, y para que esto no parezca un catálogo de críticas, he de decir que si bien no me han parecido unos dungeons que tengan coherencia entre sí, sí que me parecen coherentes como mazmorras independientes, y algunas de hecho me parecen la mar de geniales, con muy buenas ideas. ¡Aire Irisado es puro DCC! ¡Es una marcianada soberbia! El Laberinto de Kramaghar es una trampa mortal la mar de interesante. Pero quizás ese es otro de los problemas, que cada autor ha hecho de su mazmorra un lugar especial y único, pero que no termina de casar con el de los demás. ¿Una mazmorra dentro de las tripas de un dragón? Correcto, pero raro al unirlo a otros dungeons de la Montaña (a mí me resulta muy raro imaginarme como se quedó atorado ese dragón en la roca en el nivel 3...

Y vuelvo a barrer para casa. El nivel 5, tiene una utilidad para la Montaña. Los hobgoblins esclavizan micónidos y los micónidos cultivan hongos que el resto de la montaña consume. Además de todo esto hay ogros y cada una de las facciones tienen sus propios planes. Es la mazmorra más viva. Es un nivel dedicado a la logística del mantenimiento del resto de niveles, pero cuando lees los otros niveles no ves que haya una mención a la importancia de éste. De hecho, podrías esperar que en Aire Irisado los individuos de las diferentes razas allí atrapados estarían continuamente comiendo productos derivados de esos hongos y sin embargo, como el propio nivel tiene una sección con varias cornucopias que los golems del nivel se encargan de activar y transportar, pues el nivel 5 pierde utilidad (o más bien una oportunidad de cohesionar dungeons).

En cuarto lugar, y aprovechando esto último, quiero remarcar esta sensación que me ha dado, que no es otra que ver que se ha perdido una oportunidad de hacer un dungeon mucho más interesante, vistas las buenas ideas que han tenido sus autores. Creo que falta una especie de espina dorsal, una hoja de ruta que aúne del nivel 1 hasta el último los diferentes dungeons que se nos presentan y los que pudieran venir en el futuro. Un dungeon vertical del que se puede caer en otros dungeons.

Y volviendo al asunto del estilo, creo recordar que en la Frikoteca se comentaba que entre todos los integrantes del proyecto se decidió el nivel de seriedad que querían darle al módulo y en mi opinión quizás debía haber sido un poco más serio en algunas partes. Me imagino a un grupo de jugadores típico que no sean muy de rolear pero a los que les vendes que van a visitar un megadungeon y que si conquistan la cima podrán gobernar como dioses (literalmente) las tierras circundantes. Evocador al máximo. Entonces entran en el nivel 1 y se encuentran a una tribu de goblins que responden (todos ellos) al nombre de Bob, otra tribu en la que adoran a un goblin que va en pelotas. O llegan a la cripta del famoso Rey Ludovico y se encuentran una estatua representándole... también en pelotas. 

Quiero decir que los jugadores ya harán todo lo posible por tirar abajo tu aventura y tu historia, incluso inconscientemente, con chistes y risas por doquier.... si intentas presentarles una aventura épica y les muestras algo que no lo es desde el principio, pues se va toda la magia por el desagüe.

Algo que escapa al control de sus autores es la escasez de los dibujos e imágenes que tiene. Los pocos que aparecen no están relacionados con los textos que les acompañan, aparte de los mapas (algunos de ellos muy buenos e incluso muy old school, eso es innegable). Poco se puede hacer a ese respecto, pero también os digo que los textos son lo suficientemente buenos como para que no eches en falta ilustraciones. Un módulo tiene que ser bueno por su contenido escrito no sólo por los dibujos que lo acompañen.

Como cierre diría que la Montaña Soberana es un documento con potencial, pero que cada máster deberá valorar si utilizar todos sus niveles o sólo algunos desechando los que parezcan menos interesantes o serios. Claro está que como he dicho más arriba siempre se pueden utilizar de forma independiente y aquí paz y después gloria. 

La historia de la Montaña me parece muy buena y creo que aunque a mí no me guste como está ahora mismo, creo que se podrá mejorar y que en el futuro el documento irá recibiendo nuevas aportaciones que la enriquezcan "soberanamente". 

Así pues, os animo a que os la descarguéis y comentéis vuestras impresiones para ver cómo se puede mejorar de cara al futuro.