sábado, 27 de julio de 2013

Criaturas en In Nomine Noctis


Cuando comencé a escribir las primeras líneas sobre la ambientación de In Nomine Noctis buscaba no crear una ambientación de fantasía medieval más, de hecho ni siquiera una ambientación de fantasía medieval oscura más. Para ello y aunque ciertos elementos puedan ser los habituales en este tipo de juegos (razas fantásticas, monstruos o magia), he buscado reinventar varios de sus elementos clásicos. Algo para que un jugador no pueda afirmar "llevo un elfo" creyendo que es la criatura tolkeniana típica, sino un elfo de In Nomine Noctis – del mismo modo que no puedes afirmar llevar un elfo "típico" en un mundo como Glorantha.

He pensado en las criaturas de In Nomine Noctis como algo más que monstruos que matar, o seres a los que arrebatar sus tesoros. Es por ello que he hecho un acercamiento hacia lo que podemos llamar "monstruos-trampa" o monstruos que actúan como trampas.

Bien es cierto que esto no es nada nuevo, pero sí considero algo que quizás se ha perdido un poco en los juegos actuales y era casi una norma en los librojuegos de fighting fantasy o en el OD&D. Me refiero precisamente a esos monstruos que crean sus propios cebos y son peligrosos no por sus estadísticas en sí, sino por el lugar donde luchan, el entorno de caza o su habitat natural, donde tienen ventaja.

En la última entrada sobre el testeo multitudinario del juego, los personajes se enfrentaron a un Llorón, una criatura que tiene un cierto parecido con un humano alto y desgarbado que puede imitar el llanto de seres inteligentes para atraerles a su escondite y así poder despedazarlos con sus garras o infectarles con sus lágrimas.

De igual modo otros horrores tienen diferentes sistemas para hacer caer a los personajes en sus trampas. Las Arañas de los Hielos crean telas para sujetar la nieve y que hacen caer en su guarida a aquellos que no pisan con cuidado. Los Coleccionistas son unos insectos que se alimentan de la masa cerebral de las criaturas que cazan y son capaces de mover las articulaciones de los cadáveres para atraer a cualquiera que esté buscándolo en las profundidades de la tierra.

¿Qué forma mejor de explorar un nuevo mundo de fantasía que enfrentándose a sus criaturas "exclusivas"?

Sin embargo hay ciertas criaturas que no tienen cabida en este mundo o que al menos aún no se la he encontrado. No veo el sentido de poner medianos ya que no veo lógico colocar un lugar apacible y tranquilo como la Comarca en el mapa del Viejo Reino, y tampoco me apetece poner unos medianos antropófagos tipo Dark Sun, porque para eso prefiero poner duendes o criaturas feéricas u oscuras que cumplan esa función.


Del mismo modo tampoco veo a los orcos pielesverdes aquí. Quizás sí los de la Tierra Media o Birthright, pero aún no me queda claro del todo. Ya veremos. Creo que hay bastantes criaturas "genéricas" a las que se pueden enfrentar los personajes sin necesidad de poner unos orcos que actúen como un "saco de puntos de experiencia". Si tengo que poner criaturas de este tipo tienen que tener una cabida y una función en el mundo. Quizás los orcos se encuentren más allá del Muro de Fuego o quizás directamente no existen. ¿O se extinguieron? Quién sabe...

Por último quisiera adornar el final de esta entrada con el primer "Fan Art" creado por uno de mis jugadores con una de sus interpretaciones sobre las Máscaras de Marfil y de Ónice. Muchas gracias a Inti por el dibujo y por pensar en este juego cuando se puso a dibujarlo ;)