jueves, 3 de enero de 2013

Ars Miniatuorum

Al fin hemos conseguido darle el lustre que se merecían nuestras miniaturas, relegadas a una pequeña vitrina en un rincón del salón que no les hacía justicia. Tras nuestra última adquisición con no pocos loas al Igigu de los muebles económico-automontables Ikkkeë´a, ahora sí que da gusto verlas. 




Eso sí, las baldas que quedan por pintar son intimidantes cuanto menos...